Mastines


El Mastín es uno de los gigantes entre los perros. Raza grande, fuerte, y propiamente criado formidable con la familia. Aunque también, en tiempos ya remotos, no tuvo rival en la guerra, o como cazador de animales grandes.

Se estima que los antepasados del Mastín ya existían en el Medio Oriente hace unos cuatro mil años. Más tarde los fenicios lo introdujeron en Europa. Ya se encontraba presente en Inglaterra durante la ocupación del Imperio Romano en estas islas. Se le agregó algo del San Bernardo en el siglo XIX. Durante la Segunda Guerra Mundial estuvo muy cerca de desaparecer del todo. En el presente es una de las razas más deseada por los criadores y como mascota.

Magnífico es el Mastín como mascota, siempre y cuando su tamaño y requerimiento de ejercicio no sea un obstáculo para el hogar. Muy cariñoso y paciente con los niños de la casa, pero el perro siempre tiene que ser respetado. Es muy importante que este perro sea llevado a caminar diariamente. Debe tener cuidado en los días calurosos y de no fatigarlo mucho haciéndole corre o demasiado ejercicio.

En el pasado y hoy en día estos molosos son utilizados como guardianes de cortijos, perros de guarda para proteger los rebaños del ataque del lobo
Tienen un temperamento equilibrado que les hace ser buenos perros de compañía pero que mantienen su instinto guardián.
El mastín es un perro grande, elegante y fuerte, extrovertido, su apariencia es amigable, pacífica, es un perro "bonachón". En general manso y afectuoso, es muy leal y devoto a sus amos. Es especialmente adecuado para los niños, por quienes siente especial atracción. Es lo bastante grande para proteger con mesurada agresividad. El nombre de leonés es debido a su extensión por la región leonesa, Reino de León, lugar de mayor extensión todavía hoy en día.

Hay diversos tipos de mastines:
  • Mastín español
  • Mastín del pirineo
  • Mastín tibetano
  • Mastín inglés
  • Mastín napolitano
  • Mastín americano
  • Bullmastiff
  • Gran mastín de Borinquen


mastin!.jpgMastin_05.jpg